Aliexpress, Cosmética, Cosmética General, Cosmética natural

Descubre las alternativas a los discos faciales desechables – Hacia una belleza #zerowaste

¡Hola de nuevo! ¿Cómo estáis? Llevo mucho tiempo pensado en escribir algunas entradas sobre el consumo excesivo del plástico y la producción de residuos en general en nuestra sociedad. No solo en el ámbito de la belleza evidentemente, pero por algo se empieza. De esta manera, y aunque no traiga ninguna solución definitiva, espero poner mi pequeño granito de arena. ¿Os quedáis?

Todo empezó hace unos años cuando empecé a darme cuenta de la cantidad de plásticos innecesario que usamos. Igual que digo plástico, digo cualquier producto con una vida útil tan corta como un suspiro. Vale, quizá no tanto, pero el concepto está claro. A pesar de tenerlo presente, debo reconocer que miré hacia otro lado durante un tiempo y resignarme a reciclar aquello que usaba. Pero no es suficiente. Pensad en lo que tenéis a vuestro alrededor solo en el tocador: discos faciales de un solo uso, bastoncillos, toallitas… por no hablar de la cantidad de botes, pero de eso hablaremos otro día. ¿De verdad es necesario? Y esto solo pensando en nuestro espacio beauty, como vayamos a la cocina la cosa se descontrola.

Así que hoy me centraré en unos de los productos que más usamos cada día, los discos faciales. Pero, ¿cómo conseguir un buen desmaquillado y limpieza de la piel sin ellos? Pues vamos a descubrirlo ahora mismo, ya veréis como es mucho más fácil de lo que pensáis. Ya os aviso, no os traigo ninguna solución mágica o curiosa, en la sencillez está la clave.

Alternativas a los discos desmaquillantes

Discos de tela

La opción más simple y la más vista es sin duda algo tan sencillo como una pequeña tela. Con la forma de unos discos convencionales tenemos unos discos perfectos para usar a la hora de limpiar la cara. El modo de uso es el mismo, vertemos el producto en el disco y procedemos a retirar el maquillaje del rostro.

Eso sí, bajo mi punto de vista y mi experiencia con ellos os diré que no todos valen y son igual de bueno a largo plazo. Os cuento brevemente mi aventura con ellos. Empecé hace un par de años (puede que alguno más) pidiendo un pack de discos de colores de Aliexpress que me costaron muy económicos y en primer lugar me encantaron. Aunque después de tantos usos noto que nunca consigo limpiarlos del todo y sobretodo que se volvieron ásperos enseguida, nada agradable para el rostro. Aunque si queréis una opción lowcost no están mal. Después me enviaron uno tipo toalla cuadrado que me va estupendo para retirar los swatches del brazo cuando hago fotos. No os paséis eso por la cara, rasca bastante.

Finalmente mi tía me regaló unos perfectos de la marca Pandoo que hasta la fecha son mis favoritos. Se trata de unos discos compuestos por un 80% de bambú y un 20% de algodón. Además llevan una bolsa de algodón para poder lavarlos fácilmente sin que se pierdan en la lavadora. En este caso, el pack con 10 discos tiene un precio de unos 16€, teniendo en cuenta que son reutilizables, no sale mal de precio, aunque hay muchas marcas más. Lo cierto es que aconsejan usarlos solo con un poco de agua tibia, pero la verdad es que solo recurro a ellos cuando quiero usar agua micelar (no debería, lo sé) o para ponerme el tónico. En general se lavan bien en función de si los dejamos semanas sucios o si los lavábamos enseguida o del método usado. Eso sí, tenemos que insistir.

‘Face Halo’, discos desmaquillantes casi mágicos

Estos en concreto son unos discos grandes, de hecho son enormes en comparación con los convencionales, más grandes que mi mano. Aunque son un clon de Aliexpress de la marca South Fin, los originales son de Face Halo. Son suaves, resistentes y fáciles de lavar, pero no tienen nada de convencional como los anteriores.

Al contrario que lo anteriores, estos no los uso con producto, no lo necesita (en el caso de los anteriores yo sin desmaquillante no noto nada, la máscara de pestañas no se va por mucho que frote). En su interior contiene una esponja que al llenarse de agua ayuda a absorber el exceso de ese agua para evitar desastres en el baño. En resumen, con mojarlos un poco tenemos un perfecto desmaquillante sin nada más. Retira casi en su totalidad el maquillaje del rostro sin mucho esfuerzo ni presión por mi parte. Nada de restregar una y otra vez, con un par o tres de pasadas tengo el rostro prácticamente limpio.

Ahora mismo no tengo ningún enlace, donde los pedí yo ya no están disponibles pero seguro que Aliexpress no tenéis mucho problema. También aprovecho para compartir mi reseña completa de estos curiosos discos, ahí podéis ver como retiran el maquillaje. En mi humilde opinión creo que no son un producto para usar a diario si solemos tirar de un maquillaje muy cargado, pero si es perfecto para limpiar la piel del rostro si estamos de viaje, lo usamos de forma puntual cuando la pereza nos supera o simplemente nos maquillamos con algo muy sencillo tipo alguna bb cream. Para lavarlos, basta con un poco de agua y jabón.

Toalla o manopla desmaquillante

Las toallas o manoplas tipo de microfibra son una opción que se puso de moda hace algunos años y que realmente funciona. En mi caso me gusta usarlo como complemento en mi rutina, después de desmaquillar el rostro con algún aceite o bálsamo me retiro los restos con una de estas.

Su función es de nuevo como en el caso anterior, un poco de agua y ¡magia! No voy a repetir mi punto de vista con su uso excesivo, no creo que sea la opción más respetuosa con al piel pero como complemento con otros productos son una opción muy buena. Ahora mismo tengo dos en uso, toalla de W7 que es enorme y funciona bastante bien, y por otro lado la manopla de un set de Flor de Mayo que es mi favorita. El formato de manopla me parece más cómodo que una toalla excesivamente grande. Mi única pega con este producto es que si no pongo la cantidad apropiada de agua mi baño tiene todas las papeletas para acabar lleno de agua, quitando eso ninguna queja. La parte positiva es que es el método más sencillo de limpiar y para la doble limpieza me va genial.


Como veis, no he mostrado ningún método revolucionario, nada fuera de lo común. Con ello quiero demostrar que con un poco de nuestra parte, podemos ayudar al planeta. Me he dejado algunos productos como las esponjas konjac que he visto muchas personas que lo usan como método para desmaquillar, aunque yo no acabo de verlo ni cómodo ni útil. Por otro lado, si me preguntáis por mi favorito, me tengo que quedar con dos, los discos de bambú y la manopla de microfibra. El primero para aplicar el tónico o el agua micelar si es necesario y el segundo para desmaquillar en profundidad con un buen aceite. Una vez lo probéis, no volveréis a los discos de un solo uso, yo ya llevo más de un año sin ellos, aunque algún paquete me queda y los suelo usar para retirar el esmalte, poco a poco cambiaré eso, ¡lo prometo! Si tenéis alguna duda o algún producto que me haya dejado, no olvidéis contactar conmigo.

Podéis seguirme en mis redes sociales donde subo contenido y cosas sobre mi día a día. ¡Gracias por leerme!

InstagramFacebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s